2a-semana
Pedidos a domicilio

El Origen del Marmitako: un plato tradicional vasco con historia (I) 

5 de junio de 2024

El Marmitako es uno de los platos más emblemáticos de la cocina vasca, una deliciosa y reconfortante mezcla de atún, patatas, pimientos y cebolla que se cocina a fuego lento en una olla. Su origen se remonta a los pescadores vascos, quienes lo crearon como una comida sustanciosa y nutritiva que podía prepararse fácilmente a bordo de los barcos pesqueros. 

¿Quieres saber más? Pues hoy en el blog de Colectividades Bedmar vamos a explorar la rica historia y el origen del Marmitako, un plato que ha trascendido generaciones y se ha convertido en un símbolo de la gastronomía vasca.

Un plato con raíces marineras

El Marmitako tiene sus raíces en la vida dura y aventurera de los pescadores vascos. La palabra «marmitako» proviene del término euskera «marmita,» que se refiere a la olla de metal en la que se cocinaba el guiso, y «ko,» un sufijo que indica pertenencia. Literalmente, «marmitako» significa «de la marmita,» haciendo referencia a la forma en que se preparaba este plato.

Los pescadores vascos solían pasar largas temporadas en alta mar, pescando atún en el Cantábrico. Necesitaban una comida que fuera fácil de preparar, nutritiva y capaz de calentarlos en las frías jornadas marinas. El Marmitako cumplía perfectamente con estos requisitos. Con ingredientes básicos y disponibles, como patatas, cebollas, pimientos y atún fresco, los pescadores podían cocinar un plato sustancioso que les proporcionaba la energía necesaria para sus arduas labores.

Ingredientes y Preparación Tradicional

Los ingredientes principales del Marmitako son sencillos pero llenos de sabor. La receta tradicional incluye atún, patatas, cebolla, pimientos rojos y verdes, tomate, ajo, aceite de oliva y pimentón. En algunas versiones, se añaden también guindillas para darle un toque picante.

La preparación comienza con un sofrito de cebolla, pimientos y ajo en aceite de oliva, al que se le añade tomate rallado o en puré. Luego, se incorporan las patatas cortadas en trozos irregulares, que se desmoronan ligeramente durante la cocción, espesando el guiso. 

Se añade agua o caldo de pescado y se deja cocer a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas. Por último, se agrega el atún fresco cortado en cubos y se cocina brevemente para que no pierda su jugosidad. El resultado es un guiso espeso y aromático, lleno de sabores marinos y de tierra.